La caja fuerte empotrada o mural se caracterizan por la dificultad ante la intrusión. Esto se debe a que estas cajas fuertes están protegidas por todos sus lados, ya que están empotradas a la pared o al suelo. El único lugar de acceso es mediante la puerta de la caja fuerte.

El cuerpo de las cajas fuertes murales está pensado para soportar grandes cantidades de peso, ya que al estar empotradas requieren de un sistema de protección extra para soportar el hormigón armado de la pared. En cambio el marco y la puerta de este tipo de cajas fuertes disponen de gran firmeza y alta resistencia, para impedir cualquier ataque desde el exterior.

La composición frontal de estas cajas fuertes son exactas a las cajas fuertes de sobreponer, adquiriendo una misma resistencia ante los ataques desde el exterior.

Otros modelos que son muy interesantes si se requiere de empotramiento son:

Cajas fuertes de suelo
Cajas fuertes camufladas

Showing 1–12 of 15 results

1 2